Posts etiquetados ‘Champions League’


Bayern y Chelsea van por la gloria

¿Qué es el fútbol? me preguntaron y dije que es una pasión, capaz de despertar mil y un sentimientos alrededor de 90 minutos (o más), donde 22 jugadores corren tras un balón en busca de la gloria. (más…)

Anuncios


Pep Guardiola

Un terno sobrio y elegante, alegría y mesura al mismo tiempo si se trata de celebrar los goles y la mirada fija en el partido. No necesita entrar en polémicas y recaditos a otros para hacerse imponer en el mundo del fútbol. Si de algo Pep Guardiola puede presumir, es de ser el entrenador del mejor equipo, no sólo del mundo, sino de la historia.

Guardiola no es solo el entrenador del Barcelona campeón de Europa 2011, sino es el hacedor de un mito, de un equipo que llegó al punto de jugar un fútbol perfecto. Barcelona es el reflejo de que aún, se puede jugar al fútbol con estilo, con estética, y ganar gustando, goleando y superando de la A a la Z al rival.

Guardiola conoce también la identidad catalán y transmitió su idea de juego a sus jugadores. Para mí, Pep ha reinventado a Xavi, ha potenciado a Iniesta y ha descubierto y perfeccionado a Messi, hoy por hoy, el jugador que el fútbol esperaba en este nuevo siglo. Y el éxito no es sólo con ellos tres, sino también con Piqué, Busquets y Pedrito, cada uno en su posición, valores fundamentales dentro de la perfección del Barcelona.

El Barcelona de Pep juega a lo mismo siempre: Posesión de balón, toque y toque y la espera por encontrar el hueco preciso para que sus delanteros hagan lo que saben. Cuando es atacado, ejerce una presión que cansa al rival hasta recuperar el balón y la labor defensiva, quienes empiezan ello son los delanteros, pues una vieja frase del fútbol es: ”La mejor defensa comienza con el ataque”.

Me gusta también como Guardiola ha hecho jugar a la volante y defensa blaugrana practicamente conectados. Los de contención obstruyen y obligan al error al rival y casi al mismo tiempo, los defensores salen con todo para anticipar y recoger el balón, como así, anularon a Rooney y Hernández en la final del último sábado.

Nadie consigue dominar al Barcelona. Nadie se atreve a plantarse en el terreno de juego de igual a igual. Aún no hay un entrenador con un sistema de juego tan inteligente como el de Guardiola, hombre que lo ha ganado todo en apenas tres años como entrenador catalán. Con apenas 40 años, Guardiola tiene todo para quizás, ser el mejor entrenador de la historia, pero eso sólo lo sabe el fútbol, al menos hoy, es quien mantiene vivo las ganas de ver un fútbol bien jugado, bien expresado.


Abidal en la gloria

Para mí, los goles de Pedrito, Messi o Villa pasan a segundo plano. Ver a Puyol darle la cinta de capitán a Eric Abidal en el momento de recibir el trofeo de campeón de la Champions League, habla de lo que es hoy por hoy, el Fútbol Club Barcelona: UN EQUIPO.

Estamos sin duda, ante el mejor equipo de la historia, pues no siempre un equipo que supo revolucionar el fútbol (como lo hizo en 2009) es capaz de repetir una consagración en Champions League en tan corto tiempo. Este Barcelona, el equipo de Pep Guardiona, ha sacado credenciales de legendario y mítico al conseguir en Wembley, el trofeo deseado por muchos, pero ganado por uno. Hoy, Londres fue testigo de un nuevo ‘poema’ del equipo catalán, de un nuevo concierto de fútbol liderado (según mi opinión) por los ‘Tres Tenores’: Andrés Iniesta, Xavi y Lionel Messi.

Barcelona sometió al Manchester United a su ritmo (que me hizo recordar mucho a la semifinal con Real Madrid). Agotó al equipo de Ferguson en el primer tiempo y mató en el momento que tenía que hacerlo. El gol de Pedro llegó en un momento en que el gol blaugrana, se hacía esperar en demasia pues el Barcelona f ue amo y señor del partido durante los 90 minutos (salvo errores en la coordinación entre Valdés y Piqué). El gol de Rooney, le dio un poco más de emoción al partido, aunque el United no tuvo respuesta a la recuperación, no se atrevió a buscar espacios, aparte de encontrarse con una defensa que a lo largo del torneo (y también de la Liga) ha mostrado una solvencia fenomenal.

El segundo tiempo fue enteramente catalán: Messi y Villa se encargaron de cerrar el partido con goles que terminaron por consumar los sueños de Ferguson y de todo Manchester, a tal punto que Valdés fue un espectador de lujo en el segundo tiempo. El 3-1 pudo tranquilamente haber sido más contundente, pero reflejó lo que se vio en la cancha: Un equipo sometido ante la inteligencia del contrario y también ante su astucia.

Responsable de esto: Pep Guardiola, quien ha roto esquemas en el fútbol.Pep ha ganado 2 copas de Europa en 3 años, las mismas que Ferguson en 25 años y las mismas que Mourinho en 9 años como técnicos. El el mejor entrenador del mundo y lo será por mucho tiempo (y eso que tiene 40 años). Ha sabido transmitir su mensaje a los jugadores y hoy, los resultados están servidos.

“Nos gustaría que nos recordaran como uno de los mejores de la historia”, dijo Pep luego del partido con la sencillez que lo caracteriza.

¿En la cancha? Es injusto nombrar a un solo jugador: Puyol, Piqué, Xavi, Iniesta, Messi, Pedrito, Alves y el propio Abidal. No me gusta reconocer a Messi. Se lo comenté a mis amigos en pleno partido. Este Barcelona es un EQUIPO, es una identidad, es una propuesta de juego que encanta, un concierto con los mejores artistas que buscan darle al asistente la mejor canción. Eso es el Barcelona de España y lo será por muchas temporadas más, pues el Barcelona es grande, no sólo en la cancha, sino también en la interna, pues hay una unión extrema y envidiable entre el plantel, y prueba de ello es el gesto de Puyol.

Wembley, París, Roma y nuevamente Wembley. Cuatro coronas, cuatro logros y cuatro glorias, pero con una misma mística. Eso es el Barcelona.

Finalmente, mi reconocimiento también para el Manchester United, que pese a no jugar una buena final, brindó una buena presentación en el certamen. Ferguson estuvo lejos de un nuevo récord y Van der Sar se despide del fútbol, quizás como él no lo quería. Ojalá y el fútbol nos regale próximamente otro Barcelona – Manchester United.



Ole Gunnar Solskjær

En toda la historia de la Champions League habrá siempre un partido que quedará en la historia como una de las definiciones más infartantes en la historia del certamen, con seguridad, la final que los hinchas del Manchester United recuerdan con mucho orgullo.

Ocurrió el miércoles 26 de Mayo de 1999 en el Camp Nou de Barcelona. Manchester United y Bayern Munich se encontraron en la final que reunía a los dos mejores equipos de Europa en ese momento. Por un lado, el United empezaba a escribir su propia historia en el fútbol mundial de la mano de Sir Alex Ferguson, y por otro lado, un Bayern Munich dominador de Alemania y con figuras destacadas en Copas del Mundo.

“Definitivamente, es el momento más dramático de mi carrera”, recordó Alex Ferguson, quien este sábado, disputará en Wembley su cuarta final de Champions League al frente de los Red Devils.

“Estoy en el fútbol desde hace 50, 55 años, pero nunca vi un partido igual, uno tan dramático como ese”, repasó Franz Beckenbauer, ídolo máximo del equipo bávaro.

Minuto 90. Bayern Munich derrota 1-0 al Manchester United con gol de Mario Basler y está a escasos minutos de conseguir su cuarta corona europea. Pierluigi Collina, árbitro del encuentro, dio tres minutos de tiempo agregado al partido.

En tres minutos, sucedió lo que ni el más acérrimo hincha del United esperaba. En el minuto 91, Teddy Sheringham tomó en el camino un disparo de Ryan Giggs y desubicó a Oliver Kahn. El 1-1 en el marcador (que parecía definitivo) llevaba la final al alargue.

Pero hubo un jugador que no quiso eso. El noruego Ole Gunnar Solskjær, conocido como “El asesino con cara de niño”, también recogió un balón en el camino y decretó el segundo gol del United y el delirio de los fanáticos ingleses.

Como hechos curiosos, los dos goles llegaron con jugadas de balón parado iniciados por David Beckham y los héroes de Barcelona, Sheringham y Solskjær ingresaron al partido recién en el segundo tiempo.

Años después, Sir Alex Ferguson aún recuerda ese partido: “Todavía hoy, no lo sé. Fue simplemente el destino. Igual, no hay que olvidarlo, ese equipo ya había convertido en los minutos finales esa temporada, así que no fue un accidente. Pero cuando estás 1-0 abajo y el cuarto árbitro marca tres minutos de descuento, no puedes pensar que vas a ganar”.

En dos minutos, Manchester United consumó uno de los títulos más heróicos en la historia de la Champions League. ¿Repetirá algún equipo una proeza así?


Instante de oro para Koeman y Barcelona

Muchos creen que el Barcelona conquistó su primera Copa de Europa en 2006, cuando derrotaron al Arsenal en Saint Denis. La historia de la Champions League, dice que el equipo catalán guarda una estrecha relación con Wembley, sede de la final de este sábado ante Manchester United.

Fue en el mítico estadio inglés donde Barcelona, obtuvo su primer trofeo continental en el año 1992, en la época del famoso Dream Team de Johan Cruyff, que por entonces era tan dominador del fútbol como el equipo actual de guardiola.

El rival en aquella oportunidad fue la Sampdoria de Italia, equipo sensación que en la temporada 1990/91 sorprendió logrando el único Scudetto de su historia.

El 20 de Mayo de 1992, el fútbol y Barcelona saldaron una cuenta pendiente por muchos años. Quien se encargó de saldarla fue el holandés Ronald Koeman, cuando lanzó un falta fuera del área para anotar el gol que le dio a los muchachos de Cruyff, su primera ‘Orejona’.

El Barcelona llegó a Wembley tras superar con susto la semifinal, eliminando al Kaiserslautern de Alemania con un gol salvador de José Mari Bakero cuando la remontada del equipo alemán era más próximo que clasificación española.

El partido en Wembley empezó con los dos equipos jugando en sus respectivos terrenos. Como ocurre en todas las finales se especula mucho por el miedo a perderla pronto. En los primeros minutos hubo muchas más faltas que jugadas de mérito, hasta que Koeman probó suerte y su disparo lo desvió con los puños el meta Pagliuca.

Poco después le tocó esforzarse a Zubizarreta ante un disparo de Lombardo que tuvo que rechazar. Fue una jugada complicada para el experimentado portero español.

En el segundo tiempo, Barcelona se lanzó al ataque con Julio Salinas, Stoitchkov y Eusebio aunque sin los frutos esperados. Fue el búlgaro el protagonista de la más clara del partido cuando recibió un pase de Laudrup, superó a Pagliuca y cuando el gol era ya cantado por los hinchas, el balón dio al palo.

Ambos equipos se fueron a la prórroga que apenas tuvo ocasiones pero si un gol, una de las conquistas más gritadas por los hinchas del FC Barcelona. Ronald Koeman definió de tiro libre para poner al equipo catalán entre los más grandes del fútbol europeo.


28 de Mayo en Wembley

Wembley albergará este 28 de Mayo a los mejores equipos del mundo. Barcelona y Manchester United definirán al campeón de la UEFA Champions League en una final tan esperada, y al mismo tiempo, complicada a la hora de elaborar un pronóstico.

Empiezo mencionando a Wembley, pues el mítico estadio inglés supo coronar en su momento a ambos equipo en el torneo continental. Manchester United celebró en 1968 tras golear 4-1 al Benfica de Portugal con un plantel plagado de estrellas como Bobby Charlton y George Best.

Barcelona logró su primera corono europea en Wembley a costa de la Sampdoria de Italia con un 1-0 logrado en tiempo extra. Era épocas del famoso ‘Dream Team’ de Johan Cruyff. Aquel recordado gol fue marcado por el holandés Ronald Koeman.

En 2009, ambos equipos fueron finalistas en Roma y fue el duelo Lionel Messi vs. Cristiano Ronaldo el otro ‘partido’ en ese año, que tuvo como ganador al argentino, autor de un soberbio gol de cabeza en esa definición. Este 2011, desde mi perspectiva, se perfila una final más disputada, con equipos que saben tratar bien el balón y que priorizan el jugar bonito durante sus presentaciones.

Encontrarle un favorito a este partido es tarea imposible pues, como dije en el primer párrafo, jugarán los dos mejores equipos del mundo. Barcelona tiene el mismo oficio que el Manchester United para llevarse a casa la ‘Orejona’ aunque este año, el cuadro de Pep resultó más mediático que los ‘Red Devils’ en especial por haber sido el gran ganador del ‘Rally de Clásicos’ ante el Real Madrid.

El fútbol espera una final para la historia. La historia de Wembley merece una final entre los dos mejores equipos del momento.

Los últimos Barça – United en fotos:


Iker Casillas

Pese al título de la Copa del Rey (algo para salvar la temporada) el Real Madrid vuelve a cerrar un año decepcionante. Ni la llegada de José Mourinho al comando técnico le dio al equipo merengue el dominio del fútbol español y también europeo.

No solo porque en el camino está el poderoso Barcelona de Pep y Messi, sino que también se encuentra la nula identidad de juego a lo largo de la temporada, que lo ha llevado a cerrar el año en blanco, tanto como su camiseta.

Real Madrid (y Florentino Pérez) han caído en un error desde el año 2003 (tiempo de la llegada de David Beckham  al merengue y el inicio de la etapa de los ‘Galácticos’). El tener a los jugadores mejor pagados del mundo, a los últimos Balónes de Oro o FIFA World Player y demás honores, no son garantía segura de un título de renombre como la Liga o la Champions League y están más sujetos al fracaso y a las burlas, pues son consecuencia de los resultados negativos a pesar de los kilates en jugadores.

Real Madrid ganó sus dos últimas ligas locales con jugadores no tan mediáticos como Sneijder. Robben, Van Nistelrooy o Cannavaro. Apenas volvió Florentino a la presidencia, lo único que hizo fue alargar el boom mediático (y publicitario) del equipo con las contrataciones de Kaká y Cristiano Ronaldo (además de Karim Benzema y Xabi Alonso), un efecto que no rinde a lo estimado por los hinchas del Madrid, que año a año deben soplarse las glorias del archirrival Barcelona.

Eso es por parte de la directiva. En lo futbolístico, Mourinho aún creyó que en Real Madrid podía repetir el éxito que tuvo en el Inter y dio un paso más que falso. Muchos coincidirán que el ocaso comenzó luego del fatídico 5-0 que se comió el Madrid en el Camp Nou y desde ese choque, Mourinho y sus jugadores quedaron tocados, mientras que el Barça no se cansó de darse banquetes con sus rivales de turno.

Mourinho nunca encontró al reemplazo ideal de Higuaín cuando el argentino se lesionó, ni Benzema ni Adebayor fueron la solución, mucho menos un Cristiano Ronaldo jugando de ‘9’ neto. A ello debemos agregar las constantes lesiones de Kaká que lo mantuvieron fuera por mucho tiempo, además de Di María Y Ozil que intercalaban buenos con malos partidos.

Pero, debemos reconocer que este Madrid supera al que formó Manuel Pellegrini el año pasado, pues al menos, salvó la temporada con la Copa del Rey. Pero si se contrató a Mourinho fue para ganar la Champions League, y no lo logró. El portugués pudo haber llevado al Madrid a semifinales (instancia a la que el merengue no llegaba desde el 2003), pero en esta edición, formó un equipo impresentable en la eliminatoria ante Barcelona, pues se mostró tímido, no fue agresivo, no presionó nunca al equipo catalán y no supo hacer fuerza ante las embestidas de Messi y compañía (en especial en el partido de ida).

Y lo de los árbitros, fueron excusas para no reconocer los errores propios. La roja a Pepe fue porque saben quien es el defensa portugués y lo torpeza en sus participaciones. El Madrid no juega contra el de negro y no juega solamente ante el Barça. El Real Madrid juega contra el Real Madrid todos los años (sobre todo desde el dominio catalán) y aún no logra ganar el partido, quizás el más importante de su historia.

Florentino Pérez debe de dejar esa idea de ganar con la billetera. El fútbol se gana con los jugadores que estén plenamente identificados con la camiseta, como lo son Messi, Xavi, Iniesta, Puyol en la vereda de enfrente. Mourinho debe ser más humilde y reconocer que cometió sendos errores este año en el Bernabéu, pueden ser los mínimos, pero que en un equipo como el Madrid, esos errores cuestan. Los hinchas, ¿qué decirles? Pedirles paciencia y alentar al equipo siempre.

Barcelona se llevó la semifinal con un claro 3-1. De ellos nos encargaremos en la entrega de mañana cuando tengamos al otro finalista que saldrá de la llave entre Manchester United y Schalke 04.


Triunfo épico en Madrid

Hace una semana los madridistas celebraban el título de la Copa del Rey a costas de un Barcelona que estuvo a un paso de ganarlo si no fuera por la actuación de Iker Casillas. En el tercer choque del ‘Rally de Clásicos’ no bastó la figura de Iker para evitar la embestida de un equipo con más oficio que el Real Madrid: ”El equipo de Pep”.

No fue necesario otro 5-0 en el marcador para que el equipo catalán humille a José Mourinho y su corte. Hoy el Barcelona supo ser paciente y matar al rival en momentos precisos, pues con la expulsión de Pepe, empezó el partido que el Barça quería: Un Madrid desesperado y sin ideas al contar con un hombre menos en el terreno de juego.

No estuvo Andrés Iniesta ¿acaso fue preocupación para Guardiola? Barcelona no depende de un jugador sino de un equipo. Messi (la gran figura del partido) no pudo haber marcado los goles sin la asistencia pefecta de Ibrahim Afellay. Messi no habría iniciado la segunda del segundo gol sin el toque necesario de Busquets, una delas últimas apariciones del Barcelona, consolidado en el mediocampo de la mano de Guardiola.

El Madrid no sólo perdió el partido con la expulsión irresponsable de Pepe. No tuvo opción alguna en el primer tiempo y careció del vértigo que tuvo en el inicio de la Copa del Rey. Podrá haber pesado la ausencia de Ricardo Carvalho en la defensa merengue, pues Arbeloa estuvo en un partido opaco y no ofreció la seguridad que se requiere en un clásico de esta envergadura.

Lo que hace el Barcelona es reafirmar nuevamente que un trabajo serio en canteras da resultados extraordinarios, pues sus principales figuras: Puyol, Piqué, Xavi, Iniesta, Busquets, Messi y Pedro son productos Made in  Cataluña. Que diferencia con Real Madrid pues Florentino Pérez creyó que contratando a los mejores jugadores de otras ligas, podría se poderoso y los resultados sentenciaron su error administrativo. Veinte versiones de Cristiano Ronaldo no le darán al Madrid un título, pues carecen de plenaidentificación con los colores de la camiseta.

Un Bonus Track para este párrafo: El último cambio de Guardiola (Sergi Roberto por David Villa) fue un mensaje claro del entrenador blaugrana: Yo ganó títulos amparado en mis canteras, no con la cartera.

Mourinho cuando pierde es un handicap bravo pues su palabras se la tragan los cuervos con tenedor y cuchillo. Atacó sin piedad a Guardiola y éste, muy elegante, respondió a su estilo: En la cancha. El fútbol no se gana con la boquilla, mandando recaditos a través de la prensa. Mourinho tiene que disminuir su soberbia y pisar tierra firme, pues el presente dice que el Barcelona es superior en todo aspecto al Madrid y Pep ganó el partido en sí, y el duelo verbal previo al choque de hoy en el Bernabéu.

Se que estamos en el partido de ida y que el rival es el Real Madrid, pero el Barça tiene pie y más que medio en la final de Wembley. Remontar un 2-0 en contra es difícil, y más complicado si el partido de vuelta se juega en el Camp Nou, un estadio caliente aún si se tiene presente que Mourinho verá el partido en la tribuna al ser expulsado en la ida. Los catalanes tienen todo el derecho a celebrar y los madridistas, pues o esperan un milagro o rezarán para evitar otra ‘manita’.

De no mediar inconvenientes, Barcelona y Manchester United definirán como en 2009, al campeón de la Champions League. La sede no será Roma sino Wembley y a mi juicio, estamos ante la final esperada, con los dos mejores equipos de Europa y por qué no, del mundo. El mejor torneo de clubes del planeta merece una final así.

Foto: Marca