Posts etiquetados ‘Markarián’


La imagen lo dice todo

Sin respuestas, sin ideas. Así se podría resumir el desempeño de Perú ayer ante Chile, que desnudó los horrores del equipo de Sergio Markarián al golearlo 3-0 en Tacna y quedarse con la ”Copa del Pacífico”.

(más…)

¿Perdemos altura?

Publicado: noviembre 17, 2011 en Fútbol Internacional
Etiquetas:, , ,

Tres partidos jugados, tres puntos de nueve en disputa. Dicen  que el camino hacia el Mundial es largo, pero yo creo que hay que encender ciertas alarmas en torno a este proceso.

Ayer leí en Twitter un comentario: ”Quedó comprobado que la Copa América solo fue un trámite. Quedamos en el tercer lugar porque Brasil, Argentina y Chile no jugaron al ritmo normal”.

La Copa América fue un termómetro y sirvió para que los jugadores ”se conozcan” y entiendan el mensaje de Sergio Markarián, pero ya en tres fechas disputadas, hay ciertos detalles discutibles con Don Sergio.

Preocupa el planteamiento de Perú jugando de visita ¿Era necesario alinear a ”los 4 fantásticos” en Quito?

Claudio Pizarro y Jefferson Farfán no soportaron la exigencia de la altura, Juan Manuel Vargas demostró que no pasa por su mejor momento y si el apoyo de estos tres, el trabajo de Paolo Guerrero practicamente no se siente. Estos cuatro pueden explotar jugando en Lima y no de visita, en donde se debe tener un cuidado especial por el resultado y no ofrecer un sistema que practicamente nos manda al suicidio como en Santiago y Quito.

El partido invitaba a un 4-3-2-1. Los cuatro defensas (Revoredo, Acasiete, Ramos y Vílchez). Tres en primera línea: Retamozo (de aceptable primer tiempo), Lobatón y Josepmir Ballón para que sean una barrera en el medio sector. Adelante, Vargas, Farfán y Paolo Guerrero.

Sergio Markarián se equivocó en el ingreso de Michael Guevara, porque en la posición en la que jugó, no juega en el Sport Boys. Al volante rosado casi ni se le sintió en el partido, al igual que Advíncula y Chiroque, quien tuvo dos chances claras, pero sin resultados positivos.

Un detalle preocupante fue la labor defensiva en el segundo tiempo. En ambos goles, tanto Revoredo en el primero como Ramos en el segundo, se quedaron mirando a Benítez y Ayoví respectivamente. No quiero enfilar críticas contra ellos, pero defensas de selección no pueden ser pasivos ante jugadores peligrosos y veloces.

Han pasado tres fechas y estamos en la penúltima posición solo por encima de Bolivia. Nos piden que estemos tranquilos, pero con dejar los huevos en la cancha no podemos estarlo. Los partidos no los gana el que se sacrifica más, sino el que mete más goles (caso Santiago). Perú ya entró a una fase en que necesita sumar urgente: Ganar todos los partidos de local y rescatar la mayor cantidad de puntos posible jugando fuera de casa

La próxima fecha doble es en junio contra Colombia en Limaa y con Uruguay en Montevideo. Por favor, que no hayan 4 fantásticos, que no hayan muchos comerciales, que no hayan más convocados anónimos, que no haya más prensa vende amigo de los futbolistas. A mi juicio, Perú siempre ha estado en cuidados intensivos en eliminatorias y trabajar con perfil bajo, es una buena receta para empezar.


El proceso de clasificación a un Mundial no es tarea fácil. En el camino podemos ganar partidos bien jugados como ante Paraguay o caer con sendos errores en defensa como ante Chile. Pero, el mensaje universal de este equipo es claro: Dará pelea hasta el final por clasificar al Mundial.

Perú ha mostrado una buena cara en estas dos primeras fechas de las clasificatorias. Quizás no hemos visto una gran expresión de fútbol, pero hay compromiso por la camiseta, algo que se perdió en anteriores procesos. Jugadores como Claudio Pizarro o Santiago Acasiete, saben que esta es su última oportunidad para lograr ganar algo con la selección, mientras que figuras como Farfán, Vargas, Guerrero, etc, saben que están en la plenitud de su carrera, en el momento idóneo para dar el tan esperado salto al Mundial.

Sin embargo, estas dos primeras fechas nos han mostrado a un jugador importante: Rinaldo Cruzado. Debo confesar que no estuve de acuerdo con su llamado por parte de Markarián, pues lo consideré un jugador lento para afrontar un proceso tan complicado como lo son las eliminatorias. El propio Cruzado se encargó de darme la contra y se convirtió en pieza clave en el esquema de Markarián, un jugador con recuperación, con tenencia de balón, con pausa, con precisión en el pase largo y con llegada, como le sucedió ayer con los dos disparos que estrelló al palo.

Quizás, el punto flaco de Perú sigue siendo la defensa. Esta bien que Paraguay no exigió mucho el viernes, pero Chile si, y desnudó ciertas falencias en la zaga peruana. Primero, consideré que el partido era para Guizazola por derecha en lugar de Revoredo, teniendo en cuenta la velocidad de Beusejour por su zona, pues el segundo gol chileno llegó por ahí. Segundo, hay que trabajar en la recuperación de Carlos Zambrano y convertir ya a Santiago Acasiete en una pieza de recambio. El defensa del Almeria acusa ya el peso de los años y ayer, el primer gol de Chile lo comprobó. Alberto Rodríguez tuvo un partido regular, no tan solvente como ante Paraguay, mientras que Yotún fue más empeño y se fue cansando con el correr de los minutos con sus idas y vueltas.

Los cuatro fantásticos:

Es bueno tener optimismo, tener a jugadores de extraordinario presente en Europa, pero tampoco debemos pretender que sean los salvadores del fútbol peruano. No olvidemos cuál es nuestra realidad: Somos los últimos de Sudamérica y el proceso del cambio no se dará de la noche a la mañana con cuatro estrellas en un gran nivel en sus respectivos clubes.

Paolo Guerrero, Jefferson Farfán, Claudio Pizarro y Juan Manuel Vargas han dado a dar señales de ser un grupo de temer para todos los equipos en competencia, pero tampoco pidamos que los cuatro anoten todos los goles que nos den un pasaje al Mundial. Cada uno de ellos cumple un papel específico en el terreno de juego: Vargas en la salida con potencia por izquierda, Farfán con su velocidad y habilidad por derecha, Pizarro con su aguante y potencia para entrar al área (sino analicen su asistencia en el gol de Paolo a Paraguay y su gol a Chile) y Guerrero saliendo a buscar el balón y buscar la definición. Tenemos capital para hacerle daño a cualquier defensa y generar muchas situaciones de peligro.

Este equipo si da para pelear: Hace cuatro años, tras la caída en el Estadio Nacional de Santiago, se notó a la salida de los jugadores la resignación hacia un camino incierto (que derivó en una paupérrima eliminatoria). Ayer, el mensaje fue claro, el camino será difícil, pero hay otra actitud y hay el apoyo incondicional del hincha que por fin, se siente identificado con esta selección. Despejemos los insultos a Pizarro, las malas caras por una mala decisión de Markarián o las veces que Vargas o Farfán no logran conjurar una combinación. La Selección necesita del apoyo total del hincha y el hincha debe tener conciencia que así como ganamos de forma brillante, también podemos perder partidos. Esto recién empieza, no hay que perder la cabeza porque el camino a Brasil se define con la disputa de otras 16 fechas.

La próxima parada, el 15 de noviembre ante Ecuador en el Atahualpa de Quito.


Vargas aporta potencia y personalidad

Dejemos el análisis del partido por un momento, dejemos las críticas del 0-2 en contra ante Uruguay y tomemos forma a una ilusión, un deseo que puede ser realidad si seguimos un trabajo serio con un compromiso real por parte de todas las personas que forman la Selección Peruana de Futbol.

Sabemos que es repetitivo el decir ”Ilusión”. Es una palabra que ya al hincha peruano le jode, como también expresar el ”estamos convencidos que si la hacemos”. La realidad indica que Perú, poco a poco va encontrando una identidad de juego que se perdió durante casi 30 años, pero lo más importante, por fin se está tomando con seriedad un proceso, algo que a muchos se nos hace extraño ante tantos fracasos dirigenciales previos.

Ayer vi el partido en las frías calles de Miraflores con mis amigos del Twitter @adriancp y @potrillolgr. Sacamos varias conclusiones y una de ellas, fue que era mejor que estas derrotas se den ahora y no en las Eliminatorias. Esta bien, caimos con Uruguay en semifinales, estuvimos a un paso de la gloria y demás. Pero, ¿cuánto se inflaría el ego del futbolista e hincha peruano si campeonabamos? ¿Qué tan complicado sería asumir que podríamos estar en la cima de América, cuando quedamos últimos en el proceso eliminatorio al 2010?

Con esto, no quiero despreciar lo hecho por el equipo en Argentina, ni quiero quedar como el mata ilusiones de la gente, pero tenemos que tener en cuenta que los resultados inmediatos, pueden ser perjudiciales a futuro, pues muchos creerán que con ganar la Copa América, tenemos asegurado un pasaje a Brasil 2014 y no es así. Ganar la Copa bien pudo haber sido un estímulo, pero no la garantía de acceder a un Mundial luego de 30 años de ausencia.

Hicimos lo mejor, derrochamos coraje y sacrificio y ganamos jugadores que antes ni eran tomados en cuenta en anteriores procesos como Adán Balbín, William Chiroque y Renzo Revoredo, gratas apariciones por obra y gracia de Markarián, quien los recuperó y les dio la confianza.

Y de una vez decirlo, la presencia de Claudio Pizarro y Jefferson Farfán serán en las eliminatorias complementos necesarios para este equipo, por un lado, el líder y capitán del equipo que disputará su última etapa en el proceso con el compromiso que muchos han criticado, le faltó. Por el otro, un jugador que tuvo la mala suerte de lesionarse en los entrenamientos, pero que ha adquirido un nivel notable en la última temporada en Alemania.

Perú fue a la Copa América para muchos a disputar tres o cuatro partidos. Pocos creían que el equipo, por el tema de las ausencias, llegaría a disputar seis partidos en el certamen. Con el correr de los partidos, nos fuimos dando cuenta que Perú no clasificó de pura suerte, o por los resultados de otros. Clasificamos por mérito propio, porque contamos con un entrenador que conoce a los jugadores a quienes tomará en cuenta, que trabaja desde que pisó suelo peruano y que (perdón Chemo) pone las manos al fuego por sus jugadores.

Este equipo SI invita a soñar, SI invita a creer que podemos ir al Mundial, este equipo SI tiene personalidad y SI tiene compromiso. La Selección Peruana de Fútbol no será un miembro más de las próximas eliminatorias, daremos pelea y complicaremos a todos, en un proceso que será muy disputado e intenso.

La era Markarián recién empieza…


El abrazo de todo un país

Me llenaron la cabeza de que Perú tenía el mejor toque de Sudamérica, que era la sombra de muchos equipo sudamericanos, pero nunca logramos concretar nada positivo en los procesos. Hoy, 16 de Julio del 2011, no hemos clasificado al Mundial, pero hemos empezado a tener cierta mística a nivel de selecciones en el continente.

Cuando llegó Sergio Markarián a Lima, alguien dijo ”tenemos que aprovecharlo”. Y así es. El uruguayo ha sabido tener cabeza para armar un equipo con los problemas conocidos en la previa y armó un planteamiento que depositó a Perú en la semifinales de la Copa América. Es complicado realizar un análisis, pues miles de sensaciones se mezclan al momento de escribir.

Al ver el gol de Vargas, se me vino a la mente el gol de German Carty a Uruguay en las eliminatorias de 1997. Nunca, había gritado un gol como el del Avestruz, pero el del ‘Loco’ tiene otro tipo de matiz porque es una señal de que Perú tiene razones de sobra para salir del hoyo en donde estamos metidos desde hace muchos años. Por fin, ha venido un entrenador que no solo conoce el medio, sino tiene un mensaje de fácil recepción por parte de los jugadores, a quienes se les ve muy comprometidos con este proceso.

Ver a Perú ganar claro que me emociona, pero que gane así, con coraje y con una mística que no se le veía desde hace mucho tiempo. Hace mucho tiempo no veía a Perú clasificar a una semifinal de Copa América, hace mucho tiempo que no escuchaba ”Perú espera por el ganador de Argentina y Uruguay”.Hace tiempo que un país no se prendía de los televisores para gritar cada gol de la blanquirroja.

No es momento de agradecer nada, pues esta historia recién empieza. En la mañana, camino al trabajo, pensé que hoy Perú tenía la responsabilidad de empezar a escribir lo que puede ser el cambio que tanto necesita el fútbol peruano. Olvidemos a Burga, a Mallqui o a Juvenal, pensemos en que tenemos un comando técnico y un grupo de jugadores que tienen bien claro el objetivo planteado: ir al Mundial. El proyecto empezó HOY! que duré los próximos cuatro años.

El análisis del partido, Colombia pagó caro su poca efectividad, en los disparos al palo y en el penal errado de Falcao. Tuvo más el balón, pero Perú le cerró bien los espacios. Dependimos mucho de lo hecho por Chiroque, Paolo y Vargas, pero para mi, la figura fue Renzo Revoredo y un peldaño por debajo Raúl Fernández. Perú ‘mató’ en el momento precisó y con absoluta justicia, se instala entre los mejjores de la Copa América.


Farfán, nueva baja para la Copa

Tenía pensado escribir un post optimista, con ganas de expresar mi confianza en la Selección de cara a la Copa América. Tenía en mente a un Sergio Markarían seguro de tener a un plantel que por fin entedía lo que quiere imponer en el equipo, con los referentes que tanto necesitamos y que, en el anterior proceso, hicieron mucha falta.

El optimismo sigue en pie, pero no como debería ser. Esta ‘moda’ de lesionarse ha generado desilusión e incertidumbre entre quienes teníamos todo planeado para seguir a la Selección en la Copa América, es necesario decirlo así pues hay muchos que no le toman importancia a este torneo con el excusa de las Eliminatorias. Grueso error, pues la Copa América es un termómetro para saber hasta que punto ha avanzado Markarián desde que fue nombrado entrenador de la Selección Peruana de Fútbol.

Centrándonos en el tema principal del post; ¿no genera cierta incertidumbre o duda, el hecho que sean los lesionados Juan Vargas, Claudio Pizarro y Jefferson Farfán? ¿No es extraño que los tres referentes principales de Perú estén descartados para jugar la Copa América?

Cómo estarían en la Argentina si se lesionan Messi, Mascherano y Tévez y no llegan a la Copa, o que en Brasil queden fuera Neymar, Pato y Ganso. No imagino lo que pasaría en Chile si quedan descartados por lesión Alexis Sánchez, Arturo Vidal, Matías Fernández y Humberto Suazo, o que Forlán, Cavani y Luis Suárez no sean tomados en cuenta por Oscar Tábarez por severas lesiones.

No es una cuestión de ‘saladera’ como dicen algunos, que piden ”huachanos” para que hagan una limpia en la Videna. A los tres mencionados se suma Jesús Rabanal, descartado por un desgarro y la duda de Alberto Rodríguez en la defensa. ¿Qué labor cumplen los preparadores físicos? ¿son óptimos sus métodos de trabajo? Sergio Markarián, lejos de decir que es inédito que este hecho suceda en su carrera de DT, debe dar una explicación al respecto, pues dejar fuera a tres de los principales jugadores de la Selección, no es un lujo que nos podemos dar.

Este es nuestro universo de cara a la Copa América a casi una semana del debut ante Uruguay. Los hinchas peruanos estamos llamados a sufrir, así Mr Magoo sea nuestro entrenador. Ojalá Markarián tenga en mente la nueva propuesta a utilizar en la Copa (y debe rezar para que Paolo Guerrero tampoco se lesiono, sin ser mala leche).