Posts etiquetados ‘José Mourinho’


(Adaptación de una columna de Juan Pablo Varsky)

Es más odiado que querido. En Barcelona no lo podían ver hasta que el equipo catalán empezó a ‘aplastar’ a Real Madrid desde que se hizo cargo de la dirección técnica del equipo merengue.

(más…)

Anuncios

Iker Casillas

Pese al título de la Copa del Rey (algo para salvar la temporada) el Real Madrid vuelve a cerrar un año decepcionante. Ni la llegada de José Mourinho al comando técnico le dio al equipo merengue el dominio del fútbol español y también europeo.

No solo porque en el camino está el poderoso Barcelona de Pep y Messi, sino que también se encuentra la nula identidad de juego a lo largo de la temporada, que lo ha llevado a cerrar el año en blanco, tanto como su camiseta.

Real Madrid (y Florentino Pérez) han caído en un error desde el año 2003 (tiempo de la llegada de David Beckham  al merengue y el inicio de la etapa de los ‘Galácticos’). El tener a los jugadores mejor pagados del mundo, a los últimos Balónes de Oro o FIFA World Player y demás honores, no son garantía segura de un título de renombre como la Liga o la Champions League y están más sujetos al fracaso y a las burlas, pues son consecuencia de los resultados negativos a pesar de los kilates en jugadores.

Real Madrid ganó sus dos últimas ligas locales con jugadores no tan mediáticos como Sneijder. Robben, Van Nistelrooy o Cannavaro. Apenas volvió Florentino a la presidencia, lo único que hizo fue alargar el boom mediático (y publicitario) del equipo con las contrataciones de Kaká y Cristiano Ronaldo (además de Karim Benzema y Xabi Alonso), un efecto que no rinde a lo estimado por los hinchas del Madrid, que año a año deben soplarse las glorias del archirrival Barcelona.

Eso es por parte de la directiva. En lo futbolístico, Mourinho aún creyó que en Real Madrid podía repetir el éxito que tuvo en el Inter y dio un paso más que falso. Muchos coincidirán que el ocaso comenzó luego del fatídico 5-0 que se comió el Madrid en el Camp Nou y desde ese choque, Mourinho y sus jugadores quedaron tocados, mientras que el Barça no se cansó de darse banquetes con sus rivales de turno.

Mourinho nunca encontró al reemplazo ideal de Higuaín cuando el argentino se lesionó, ni Benzema ni Adebayor fueron la solución, mucho menos un Cristiano Ronaldo jugando de ‘9’ neto. A ello debemos agregar las constantes lesiones de Kaká que lo mantuvieron fuera por mucho tiempo, además de Di María Y Ozil que intercalaban buenos con malos partidos.

Pero, debemos reconocer que este Madrid supera al que formó Manuel Pellegrini el año pasado, pues al menos, salvó la temporada con la Copa del Rey. Pero si se contrató a Mourinho fue para ganar la Champions League, y no lo logró. El portugués pudo haber llevado al Madrid a semifinales (instancia a la que el merengue no llegaba desde el 2003), pero en esta edición, formó un equipo impresentable en la eliminatoria ante Barcelona, pues se mostró tímido, no fue agresivo, no presionó nunca al equipo catalán y no supo hacer fuerza ante las embestidas de Messi y compañía (en especial en el partido de ida).

Y lo de los árbitros, fueron excusas para no reconocer los errores propios. La roja a Pepe fue porque saben quien es el defensa portugués y lo torpeza en sus participaciones. El Madrid no juega contra el de negro y no juega solamente ante el Barça. El Real Madrid juega contra el Real Madrid todos los años (sobre todo desde el dominio catalán) y aún no logra ganar el partido, quizás el más importante de su historia.

Florentino Pérez debe de dejar esa idea de ganar con la billetera. El fútbol se gana con los jugadores que estén plenamente identificados con la camiseta, como lo son Messi, Xavi, Iniesta, Puyol en la vereda de enfrente. Mourinho debe ser más humilde y reconocer que cometió sendos errores este año en el Bernabéu, pueden ser los mínimos, pero que en un equipo como el Madrid, esos errores cuestan. Los hinchas, ¿qué decirles? Pedirles paciencia y alentar al equipo siempre.

Barcelona se llevó la semifinal con un claro 3-1. De ellos nos encargaremos en la entrega de mañana cuando tengamos al otro finalista que saldrá de la llave entre Manchester United y Schalke 04.


Triunfo épico en Madrid

Hace una semana los madridistas celebraban el título de la Copa del Rey a costas de un Barcelona que estuvo a un paso de ganarlo si no fuera por la actuación de Iker Casillas. En el tercer choque del ‘Rally de Clásicos’ no bastó la figura de Iker para evitar la embestida de un equipo con más oficio que el Real Madrid: ”El equipo de Pep”.

No fue necesario otro 5-0 en el marcador para que el equipo catalán humille a José Mourinho y su corte. Hoy el Barcelona supo ser paciente y matar al rival en momentos precisos, pues con la expulsión de Pepe, empezó el partido que el Barça quería: Un Madrid desesperado y sin ideas al contar con un hombre menos en el terreno de juego.

No estuvo Andrés Iniesta ¿acaso fue preocupación para Guardiola? Barcelona no depende de un jugador sino de un equipo. Messi (la gran figura del partido) no pudo haber marcado los goles sin la asistencia pefecta de Ibrahim Afellay. Messi no habría iniciado la segunda del segundo gol sin el toque necesario de Busquets, una delas últimas apariciones del Barcelona, consolidado en el mediocampo de la mano de Guardiola.

El Madrid no sólo perdió el partido con la expulsión irresponsable de Pepe. No tuvo opción alguna en el primer tiempo y careció del vértigo que tuvo en el inicio de la Copa del Rey. Podrá haber pesado la ausencia de Ricardo Carvalho en la defensa merengue, pues Arbeloa estuvo en un partido opaco y no ofreció la seguridad que se requiere en un clásico de esta envergadura.

Lo que hace el Barcelona es reafirmar nuevamente que un trabajo serio en canteras da resultados extraordinarios, pues sus principales figuras: Puyol, Piqué, Xavi, Iniesta, Busquets, Messi y Pedro son productos Made in  Cataluña. Que diferencia con Real Madrid pues Florentino Pérez creyó que contratando a los mejores jugadores de otras ligas, podría se poderoso y los resultados sentenciaron su error administrativo. Veinte versiones de Cristiano Ronaldo no le darán al Madrid un título, pues carecen de plenaidentificación con los colores de la camiseta.

Un Bonus Track para este párrafo: El último cambio de Guardiola (Sergi Roberto por David Villa) fue un mensaje claro del entrenador blaugrana: Yo ganó títulos amparado en mis canteras, no con la cartera.

Mourinho cuando pierde es un handicap bravo pues su palabras se la tragan los cuervos con tenedor y cuchillo. Atacó sin piedad a Guardiola y éste, muy elegante, respondió a su estilo: En la cancha. El fútbol no se gana con la boquilla, mandando recaditos a través de la prensa. Mourinho tiene que disminuir su soberbia y pisar tierra firme, pues el presente dice que el Barcelona es superior en todo aspecto al Madrid y Pep ganó el partido en sí, y el duelo verbal previo al choque de hoy en el Bernabéu.

Se que estamos en el partido de ida y que el rival es el Real Madrid, pero el Barça tiene pie y más que medio en la final de Wembley. Remontar un 2-0 en contra es difícil, y más complicado si el partido de vuelta se juega en el Camp Nou, un estadio caliente aún si se tiene presente que Mourinho verá el partido en la tribuna al ser expulsado en la ida. Los catalanes tienen todo el derecho a celebrar y los madridistas, pues o esperan un milagro o rezarán para evitar otra ‘manita’.

De no mediar inconvenientes, Barcelona y Manchester United definirán como en 2009, al campeón de la Champions League. La sede no será Roma sino Wembley y a mi juicio, estamos ante la final esperada, con los dos mejores equipos de Europa y por qué no, del mundo. El mejor torneo de clubes del planeta merece una final así.

Foto: Marca


Xavi - El mejor 8 del mundo

Sabemos que los lunes son odiosos, pero el de ayer, será el único lunes que valió la pena disfrutar. Debo reconocer que soy madridista y que caí rendido ante la lección de fútbol que dio el Barcelona en el Camp Nou, con un fútbol brillante, elegante y demoledor.

Ni el más pesimista de los hinchas del Real Madrid, esperaban en resultado tan escandaloso como el de ayer. Previos al choque, pensaba en un triunfo catalán o merengue por la mínima diferencia, pero no un marcador tan abultado y sobre todo, tan fácil, en esta caso, para los blaugranas. Muchos nos equivocamos y muchos terminamos por elogiar sin parar al cuadro de Pep Guardiola, quizás, el mejor equipo de la historia del fútbol.

En el banco del Real Madrid está José Mourinho, un personaje no grato en Cataluña, sobre todo si los eliminó de la Champions la temporada pasada dirigiendo al Inter. Un Mourinho que llegó con confianza al Camp Nou y que al final, no se sabe si lo dijo de verdad o en un tono nervioso, aclaró que se trata de una derrota fácil de digerir. Aunque, el portugués dijo minutos después algo muy cierto: El Barcelona es un equipo ya un producto acabado y el Madrid no.

Y se puede justificar lo que dijo Mou. Es que en Barcelona no vamos a encontrar fallas, no vamos a encontrar un nuevo planteamiento de juego cada temporada. Guardiola lleva su tercera temporada dirigiendo al equipo y mantiene su idea de juego intacta. Mantiene a Messi como su eje principal y como alimentadores principales a Iniesta y Xavi. El Barcelona tiene un libreto de juego ya establecido y lo respeta a más no poder y le inyecta lujos y diamantes a todo su potencial.

Prueba de ello es el segundo gol ayer en el Camp Nou. Un total de 21 toques antes del gol de Pedrito para dar ‘terminar’ con el partido de fútbol y dar por iniciado el Concierto de fútbol. Con lo cerrado que se han vuelto los clásicos (en el mundo) hoy en día, Barcelona nos ha dado una enésima lección ante Real Madrid: El fútbol es un deporte no para la billetera, sino para lo obreros, que aprovechan el balón, y si la pierden, hacen hasta lo imposible por recuperarla.

Yo me animaría a decir que el Barcelona versión 2010, podría superar al del ‘Trébol’ de 2009. Hoy por hoy, pienso que no hay ningún equipo, que se le ocurra pararse frente a frente al equipo catalán. Hay hinchas que creen que el Manchester United o el Arsenal le pueden hacer frente, pero es muy complicado detener al ataque liderado por Messi y superar a la defensa comandada por el caudillo Puyol, pasando por la imaginación de Xavi e Iniesta, el soporte de Busquets y la eficacia de David Villa.

Ayer fue el triunfo de un equipo sobre 11 jugadores. Un equipo de estrellas no tuvo respuesta ante una verdadera constelación que tiene para rato. El Barcelona de Pep es el mejor equipo del mundo y pasarán varias temporadas, para que exista otro equipo que le de pelea.