Posts etiquetados ‘Boca Juniors’


Foto: Boca de mi Vida

Fue un 10 de noviembre de 1996. El rival de Boca Juniors en La Bombonera fue Unión de Santa Fe. No fue un partido cualquiera en la historia boquense, pues ese partido marcó el debut de Juan Román Riquelme, uno de los mejores jugadores argentinos en las últimas dos décadas.

Román es un jugador excepcional y el principal estandarte de Boca en la actualidad tras el retiro de Martín Palermo. JR10 le ha dado a Boca jornadas de gloria, como el caño a Yepes en la Libertadores del 2000, el gol de penal a River y la celebración a lo Topo Gigio.

En este RetroGol, Riquelme no marcó en su debut, pero tuvo mucha participación en el partido. A los 18 años y en su debut en la Bombonera, salió aclamado por todas las tribunas. Boca ganó 2-0 con goles de Hugo Romeo Guerra y del ‘Negro’ Fernando Cáceres, pero las palmas se las llevó un joven Román, quien se dio el lujo de corregir al reportero de campo apenas finalizado el partido.

Se cumplen 15 años del debut de Román en Boca, una historia llena de éxitos, de lujos, de aplausos…. que hoy lo han convertido en idolo del club más popular de la Argentina.

Anuncios

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Gol y celebración

Las despedidas en el fútbol duelen, lastiman el sentimiento del hincha del fútbol, más aún si se trata de un jugador emblema, que marcó historia en su club y que supo ser protagonista de momentos importantes que merecen ser catalogados como ‘de película’.

Este domingo, se retira del fútbol profesional Martín Palermo, un hombre que supo convertirse en leyenda en la historia de Boca Juniors y protagonista de muchos hechos que siempre quedarán retratados en los mejores cuadros de ‘La Bombonera’ y también del fútbol argentina en general.

Fue Martín Palermo quien dijo por mucho tiempo que el oportunismo es una de las mejores virtudes de todo delantero. Juro que me es difícil dedicarle un post al ‘Titán’, pues no encuentro las palabras que tanto quiero para poder calificar a Martín, pues siento una mezcla de sentimientos encontrados al saber que cuando se inicie el próximo torneo Apertura, no habrá más Palermo quien grite los goles en la cancha de Boca, no habrá el ‘9’ que lucía con orgullo la cinta de capitán, no habrá ese histórico delantero que se daba el lujo de quebrar récords históricos tanto en Boca como en el fútbol argentino.

El primer recuerdo que se me viene de Palermo es su primer gol a River con camiseta de Boca… en el último partido de Maradona como profesional. Fue un gol a lo ‘Martín’, metiendo todo para inflar las redes del clásico rival, fue un gol polémico sí, pero gol al fin y al cabo y el inicio de un romance que este domingo, se convertirá en una leyenda, pues eso es lo que es Martín Palermo, una leyenda dentro del rico historial de Boca Juniors.

”No la rompió ni mucho menos, pero hizo enloquecer de alegría al Número Doce, metiendo el cabezazo del minuto 67 que penetró como una puñalada en el corazón de River. Tiene el biotipo del clásico punta Xeneize: va bien de arriba, hace sentir su indudable peso físico, muestra de una voluntad inquebrantable para buscar absolutamente todas las pelotas y luchar contra todos (como en la primera parte, cuando quedó solo contra la multitud de rivales que lo neutralizaron). Por si fuera poco bagaje para invadir la piel del fanático Xeneize, jugó su primer clásico y lo definió en la cancha de arriba, ésa que domina a la perfección. Para toda la alegría de su gente”

(Revista el Gráfico – 1997)

Martín y ese gol ante Grecia en el Mundial

Es Palermo aquel quien hizo emocionar a más de uno hasta las lágrimas con ese recordado gol a River en la Libertadores del 2000. Un Palermo que volvía al fútbol tras 6 o 7 meses de para por lesión y al primer balón que toca, anota un gol, quizás el más gritado en la historia de La Bombonera, para sentenciar el pase a las semifinales y humillar a un rendido River Plate.

Fue ese Palermo que venció a Real Madrid en la Copa Intercontinental del 2000 en Japón y le dio el título al equipo auriazul. Fue ese Palermo quien regresó en 2004 a casa tras su periplo por España y que en 2006, vivió uno de los momentos más duros de su vida, al perder a su hijo. Martín no se dejó llevar por el dolor, pidió jugar ante Banfield y marcó dos goles con la mirada puesta en el cielo. Martín es humano, Martín sufrió, Martín honró la memoria de su hijo… Martín siempre estuvo en todo.

Fue ese Palermo que sorprendió con ese gol de media cancha a Independiente en Avellaneda y despertó los elogios de Varsky, fue ese Palermo, el del gol de cabeza en la mitad de cancha a Vélez Sarsfield… y ese Palermo que anotó un gol a River… en su último superclásico.

Palermo, el emblema de Boca, el que supo volver a la Selección con 36 años, casi en el final de su carrera para darle con su gol a Perú bajo una lluvia inclemente, un gol esperanzador en la angustiosa clasificación de la Argentina a Sudáfrica 2010. Diego Maradona, a pesar de las críticas, lo llevó a la cita mundialista y en la fiesta grande del fútbol, Martín supo inscribir su cuota goleadora ente Grecia y celebrarlo como si fuese un juvenil que marca su primer gol en la profesional.

Ese es Martín Palermo, un hombre especial, tocado según Juan Pablo Varsky, por una varita mágica, es el jugador que desde este domingo, pasa a ser un mito. Gracias Martín, por tantas tardes de domingo que llenaron de gloria a Boca Juniors, por todo el sacrificio para llegar a ganarse un nombre en el fútbol.

”Contar con un goleador como vos, además de otro que desbordaba al nivel de Guillermo y otro que construía y distribuía como Román, significaba que más de la mitad del trabajo que tenía que hacer para armar el equipo ya estaba hecho. Bendito ‘98 que nos juntamos todos en el lugar indicado y en el momento justo, para cumplir nuestros sueños más preciados como componentes de un grupo con apetito de triunfos. Futbolísticamente pienso que esos momentos tuyos fueron irrepetibles, porque te consolidaste como goleador ante todos los que dudaban y cuestionaban tus cualidades de definidor”. (Carlos Bianchi)



Boca - River

Es uno de los clásicos más apasionantes del fútbol argentino, sea en La Bombonera o en el Monumental de Núñez. El duelo entre Boca Juniors y River Plate paraliza a gran parte del continente pues son los protagonistas del denominado ”Superclásico del Fútbol Argentino”.

El duelo entre Boca y River llama la atención de grandes masas no sólo en la Argentina sino en muchos países del mundo, y es reconocido por muchas personas como la pasión mejor expresada por parte de los aficionados antes, durante y después del partido. Es tan atrapante este partido que incluso el diario The Observer, ubicó al clásico entre los 50 espectáculos deportivos que hay que ver antes de morir y el medio The Sun, calificó que este partido, cuando se juega en ‘La Bombonera’ es la “experiencia deportiva más intensa del mundo”.

La rivalidad entre Boca Juniors y River Plate comenzó a principios del siglo XX cuando ambos clubes compartían el barrio de la Ribera. Ambos equipos han sobrevivido a numerosos capítulos que quedaron grabados en los mejores libros de la historia del deporte argentino.

Boca y River nacieron en La Boca, tradicional barrio porteño de Buenos Aires. Ambos equipos fueron haciendose grandes poco a poco entre muchas dificultades para sobrevivir al paso de los años.

El primer enfrentamiento entre ambos equipos se dio el 02 de Agosto de 1908 en la cancha de Dársena Sur. cancha de propiedad de Boca. En triunfo fue para el Xeneize por 2-1.

Han habido partidos memorables entre ambos equipos, Uno de ellos se dió en el campeonato de 1962. Boca llegaba puntero y River con chances de alcanzarlo. Boca se adelantó a través de Paulo Valentím, y a cinco minutos del final, el arquero de Boca Antonio Roma le atajó un penal a Delem con un claro adelanto de su zona.Tras las protestas inútiles de los riverplatenses, el árbitro del partido Carlos Nai Foino les soltó una frase que hoy en día es una máxima del fútbol: “penal bien pateado, es gol”. Boca se consagró campeón a la fecha siguiente.

Los hinchas de Boca no olvidan el primer clásico de Diego Armando Maradona, Se dio el 10 de Abril de 1981 en ‘La Bombonera’ Bajo una noche de lluvia, el ‘Pelusa’ marcó uno de los mejores goles en la historia del superclásico, pues durmió el balón en área chica, dejó desparramado a Ubaldo Fillo y humilló a Tarantini para decretar un inolvidable 3-0 para el campeón del Metropolitano 1981.

El 24 de Mayo del 2000, por los cuartos de final de la Copa Libertadores, Boca derrotó 3-0 a River en ‘La Bombonera’. El tercer gol despertó el delirio de los hinchas pues lo anotó Martón Palermo. quien volvió a jugar luego de seis meses tras una rotura de ligamentos de la rodilla. Ese partido marcó el camino del Xeneize hacia el título continental.

El clásico que podría ser el más recordado por todos, no sólo por el resultado, sino por haber estado cargado de datos que quedarán en la historia, por su significancia y por su emotivo desenlace, se dio en las semifinales de la Copa Libertadores 2004. Tras el 1-0 a favor de Boca en la ida, se afrontó el partido de vuelta en Núñez sin presencia de público visitante. River ganó 2-1 en el último minuto y mandó la definició a penales. Boca, gracias al Pato Abbondanzieri se quedó con la llave al atajarle el penal a Maxi López.

Los hinchas de River Plate, no olvidan aquellos goles del ‘Beto’ Alonso con el balón naranja en La Bombonera. Aquella vez, el 06 de Abril de 1986, River Plate le sacó lustre al título de campeón logrado la fecha anterior, dando incluso la vuelta olímpica en terreno del eterno rival antes de iniciarse el partido.

En 1987, River remontó un partido memorable en El Monumental. Boca se puso 2-0 a favor tras un penal fallado por Omar Palma. En el segundo tiempo, increiblemente le dio vuelta con goles del propio Palma y el uruguayo Da Silva, autor de dos goles. Al final del partido, Boca pudo empatar, pero Jorge Comas erró al mandar el balón a la tribuna, desatando la euforia entre los hinchas ‘millonarios’

El 11 de diciembre de 1994, River, dirigido por Américo Gallego y que se consagraría como campeón invicto, se dio el gusto de darle a Boca uno de las mayores exhibiciones de la historia en la Bombonera derrotándolo por 3-0 con goles de Ariel Ortega, Marcelo Gallardo y Enzo Francescoli.

El 10 de marzo del 2002, River volvió a ganar en la Bombonera luego de 8 años sin triunfos como visitante. Con Ramón Díaz como director técnico, el conjunto de Núñez venció sin problemas 3-0 con una recordada “vaselina” del lateral izquierdo Ricardo Rojas y sacó una ventaja decisiva sobre Boca para el resto del torneo.

Estadísticas entre ambos equipos:

Motivo PJ GB E GR GolB GolR
Torneos Locales 187 68 57 62 257 246
Copa Libertadores 22 10 6 6 28 18
Supercopa 2 0 2 0 1 1
Copa Centenario 2 0 1 1 0 1
TOTALES 213 78 66 69 286 266

Leyenda:

PJ: partidos jugados
GR: ganador River
GB: ganador Boca
E: empate
GolR: goles de River
GolB: goles de Boca

El pase de diapositivas requiere JavaScript.