La crónica de un caso perdido

Publicado: abril 19, 2011 en Fútbol Nacional
Etiquetas:

Hay futbolistas excelentes, buenos, regulares, malos, malísimos… y Reimond Manco. Puedo ser duro, puedo generar opiniones en contra, puedo generar un sin fin de controversias, pero se que hay gente que también estaría de acuerdo con lo que digo acerca de este joven pelotero (ojo que no he dicho futbolista) quien ya forma parte de la rica farándula.

Y es que si en 2007, varios peruanos se ilusionaron con que el ‘Rei’ era la tan ansiada esperanza de nuestro alicaído fútbol, hoy varios deben de estar mordiéndose la lengua ante el cambio repentino que dio el jugador. Felizmente, yo nunca consideré como tal a Manco, pues desde ese día que se hizo el importante y no quiso aceptarme una nota de mínimo cinco minutos, saqué la conclusión de que no sería futbolista, sino un mero pelotero más del montón.

Y como dice el refrán: ”El pez por su propia boca muere”… Manco ha caído en el abismo y sus propias palabras lo han convertido en una persona antipática y blanco para las ‘cargadas’ de los aficionados del fútbol, y también del espectáculo.

Empezamos en 2008, cuando tras un paso fugaz por Alianza Lima, se concreta su llegada al PSV Enidhoven de Holanda. Comienza pues las ‘tronadas’ de este adolescente con cerebro de niño de -1 año (entendiendo el sarcasmo), cuando dijo que no jugaría más Alianza, para cuidar sus piernas de cara a su próximo traspaso al equipo de la Philipps.

Manco pensó derrepente que sería el jale estrella del PSV, pero terminó jugando en la reserva para luego ser prestado al débil Willem II. La realidad es que nunca figuró en Eindhoven, jamás fue figura y regresó al pais para jugar el Sudamericano Sub 20 en Venezuela. Regresó, con cero puntos en el bolsillo, pero con las polémicas tan coloridas, como sus vistosos tatuaje. Una de esas polémicas fue la ‘basureada’ que le tiró a su ex entrenador en la Sub 17 Juan José Oré, a quien ninguneó luego de que J.J. le abrió las puertas a una carrera como futbolista en 2007, cuando solo era conocido en Lurín y en Matute.

Fue en el aeropuerto, de regreso a Lima,  donde Reimond lanzó su segunda frase que sorprendió a propios y extraños:

”Escuchen… Reimond Manco se casa”. Un ‘chibolo’ de 18 años se casó y aceleró su vida. Con el correr de los meses, el tiempo se encargó de enterrar su promisioria carrera, para convertirlo en un personaje de la farándula y un jugador más del montón. Ese matrimonio nunca funcionó y a los meses estaba ya con los trámites de divorcio.

”No voy a celebrar si le marco un gol a Alianza Lima”, dijo el 06 de Febrero, antes del choque ante los íntimos por la Copa Libertadores. Aquel 4-2 en Chiclayo quedará en la posteridad por la euforia de Manco en el tercer gol marcado. Esta bien celebrar, pero ¿en qué quedó su palabra?. Simplemente resumido en un ”Cuando fuimos a Matute, sentí el maltrato de los hinchas”. Previamente, en una conferencia de prensa en Chiclayo, se la dio de divo, y al fiel estilo europeo, dijo que daría declaraciones sólo una vez por semana y en conferencia de prensa.

”Tócame que soy realidad”. Un último ampay en el programa depor-farandulero Magaly TeVe, encontró a Manco saliendo por la noche con la modelo Shirley Arica, a quien negó cobardemente, cuando las pruebas saltaban a la vista,

Lo último que se supo de Manco es que fue suspendido de la Selección por el escándalo en Panamá y que estuvo jugando en el Atlante. Parecía haber sentado cabeza pues Miguel Herrera poco a poco lo iba considerando en el equipo titular, pero un extraño ‘secuestro’ determinó su accidentada salida del equipo mexicano, asegurando que nunca más volvería a jugar en México. ¿Alguien le creyó?.

Ahora, Manco es el flamante jale de un programa de concursos de América TV. Terminó por rebajarse a tanto que mostrará sus cualidades en una pista de baile y no en una cancha de fútbol que es donde lo queremos ver. Manco si ”es realidad”, pero la triste realidad de un jugador que nunca ha tenido un trabajo psicológico desde que apareció en el fútbol y que hoy trajo consecuencias irreversibles.

Comparando con nuestros tiempos, Lionel Messi, con 22 años tiene como 10 títulos en Barcelona. Cuando debutó a los 17, no perdió la humildad que ha sabido manejar hasta el día de hoy, sabiendo incluso, separar su vida privada de la pública.  De la generación del Juvenil del 2007, Manco es el que más da que hablar, pero lamentablemente no por su talento con el balón, sino por sus actos fuera de las canchas, por sus palabras fuera de lugar y por sus decisiones totalmente equivocadas.

Los responsables directos de la caída de Reimond Manco son los periodistas, aquellos que lo inflaron después del Sudamericano Sub 17. Lo ‘endiosaron’ tanto, sin haberle ganado a nadie. El ‘Rei’ se creyó todo el cuento de los medios y pasó a ser aquel chico humilde de Lurín, a ser el creído y siempre inmaduro, una de las tantas promesas del fútbol peruano que quedaron en eso…. sólo promesas.

Los dejo con una versión humorística de Manco… en ”El Especial del Humor”

comentarios
  1. Adrian dice:

    Ahora se sentirá cómodo en el ambiente que al parecer ama. Ya es realidad, una triste realidad de un pelotero que no tuvo educación y que se dejo inflar por la prensa. Kukin Flores ya tienes sucesor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s